¿Cómo funciona?

La toxina Botulinum bloquea la transmisión nerviosa a los músculos debajo de la piel. Una vez que ocurre este bloqueo, los músculos detienen contracciones y las líneas faciales que las forman, se desvanecen o desparecen.